Batsto Village: Un Pueblo Fantasma de 251 Años, Perfectamente Preservado

Batsto Village es un pueblo fantasma como ningún otro. Con raíces que se remontan a 1766 y el último residente que se marchó en 1989, Batsto está lejos de ser lo que podría llamarse un pueblo contemporáneo.

Preservado a la Perfección

The water mill at Batsto Village. Photo Credit
The water mill at Batsto Village. Photo Credit

A pesar de eso, a juzgar por su apariencia y el estado en el que se encuentra, este pueblo parece haber terminado de construirse recientemente. Está perfectamente preservado y restaurado, lo que muestra la gran importancia de este lugar.

Una Joya Histórica en New Jersey


Frederikto
 – Own work
The post office at Batsto Village
CC BY-SA 3.0

Situado en el South Central Pinelands, Nueva Jersey, Batsto Village es reconocido a nivel nacional por su importancia histórica y belleza arquitectónica. El sitio está gobernado y protegido por el Departamento de Protección Ambiental de Nueva Jersey, División de Parques y Silvicultura, y también es parte de la Reserva Nacional de Pinelands.

Una Mirada al Pasado

Está abierto al público, lo que permite a los visitantes venir aquí para ver y experimentar directamente más de dos siglos de historia estadounidense.

Una Historia Rica y Fascinante

La historia de Batsto Village es larga e interesante. Sus raíces fueron plantadas por un conocido maestro de fundición llamado Charles Read, quien creó las Batsto Iron Works junto al río Batsto. Toda el área en ese momento poseía una abundancia de mineral de hierro natural. Junto con un suministro abundante de agua de los ríos y pantanos cercanos, y mucha madera de los bosques, todos los recursos valiosos necesarios para la fabricación de hierro estaban allí mismo.

Una Comunidad en Crecimiento

A medida que la pequeña fragua de hierro se hizo más grande y empleó a más personas, se construyeron los primeros edificios para albergarlos. Batso Village creció gradualmente hasta convertirse en una comunidad autosuficiente.

Un Lugar de Importancia Durante la Revolución Americana

Según la historia del pueblo del Comité de Ciudadanos de Batsto, el pueblo comenzó su industria siderúrgica produciendo ollas y calderos para el hogar. Sin embargo, las obras de hierro realmente comenzaron a crecer bajo la mano de John Cox, quien compró la fábrica en 1773, cuando Batsto comenzó a fabricar suministros para el Ejército Continental durante la Revolución Americana.

El Declive y la Última Esperanza

Hasta mediados del siglo XIX, Batsto continuó existiendo como una comunidad autosuficiente, contribuyendo al desarrollo industrial, económico y social del estado. Pero cuando se descubrió carbón en Pensilvania y se estableció una nueva industria allí, la demanda de hierro disminuyó rápidamente. El pueblo se volcó entonces a la fabricación de vidrio, llegando a ser conocido por su vidrio para ventanas, pero esto pronto terminó y los habitantes de Batsto perdieron su única fuente de ingresos.

El Fin de una Era

El último propietario privado del pueblo fue un industrial y empresario de Filadelfia llamado Joseph Wharton. Compró el pueblo en 1876, junto con otras propiedades en la zona cercana. Estaba decidido a salvar el pueblo, mejorando muchos de los edificios y probando otros proyectos comerciales, como el cultivo de arándanos y la silvicultura.

Tristemente, todos sus esfuerzos no fueron suficientes para salvar a Batsto de su inevitable destino. Después de su muerte en 1909, la Girard Trust Company se encargó del pueblo.

A finales de la década de 1950, el estado de Nueva Jersey compró el pueblo, con el plan de mejorarlo para que los últimos residentes restantes no se fueran. Sin embargo, esto no fue suficiente, y la gente no veía ningún futuro al quedarse allí.

El Legado Viviente de Batsto

Finalmente, todos se fueron, el último residente obstinado se fue en 1989. Hoy, aunque Batsto sigue siendo técnicamente un pueblo fantasma, no se siente abandonado. Muchas personas vienen a visitar este lugar y disfrutan de la serenidad del área circundante, pero también para visitar el pueblo y tener la oportunidad de viajar en el tiempo a través de diversos períodos de la historia del pueblo. Batsto demuestra que un lugar puede seguir vivo y vibrante, y vivir en la memoria sin que nadie viva allí realmente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!