Villa Olímpica de Berlín 1936: la primera transmisión en directo de los Juegos Olímpicos

Si utilizas Google Earth para buscar la Villa Olímpica de Berlín 1936, encontrarás sus coordenadas en 52°32′10.78″N 13°0′33.20″E. Ubicada en Elstal, en Wustermark, en las afueras occidentales de Berlín, esta villa fue el hogar temporal de unos 5,000 atletas durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

El Desafío de la Propaganda del “Führer”

Lo realmente especial de estos Juegos Olímpicos radica en que marcaron un hito: fueron los primeros en ser televisados en vivo. La transmisión se llevó a cabo con tres tipos diferentes de cámaras, lo que ocasionaba frecuentes interrupciones cada vez que se cambiaba de una cámara a otra.

La idea detrás de esta cobertura televisiva era presentar a Alemania ante el mundo como un país amigo de todas las naciones. Convertirse en un anfitrión excepcional para los 4,000 atletas que participaron en este evento fue el objetivo principal detrás de esta transmisión, y, inevitablemente, también estuvo vinculado con la propaganda de Hitler.

Con la intención de proyectar una imagen pacífica de Alemania, Hitler aprovechó los Juegos Olímpicos para exhibir al mundo un país en pleno renacimiento bajo el liderazgo del Partido Nazi. Llegó incluso a denominar a este lugar el “Pueblo de la Paz”, destacando su deseo de transmitir una imagen de armonía y tranquilidad a nivel internacional.

Así se dio a conocer al mundo la Villa Olímpica de Berlín. Ubicada a 30 kilómetros (19 millas) del centro de la ciudad, esta comunidad olímpica albergaba una variedad de instalaciones dentro de sus límites. Entre ellas se encontraban dormitorios de uno y dos pisos, un amplio comedor conocido como el “Comedor de las Naciones”, que contaba con cocinas separadas para cada país invitado. Además, el complejo incluía un gimnasio, una piscina, una pista de atletismo y todas las demás instalaciones necesarias para el entrenamiento y la preparación de los atletas.

El encargado del diseño y construcción de la Villa Olímpica fue el comandante del pueblo, Wolfgang Fürstner, quien comenzó la operación en 1934. Wolfgang estuvo al mando de todo el proyecto hasta que fue degradado a vicecomandante. En su lugar, fue nombrado Oberstleutnant Werner von Gilsa, comandante del Regimiento de la Guardia de Berlín, apenas dos meses antes del inicio oficial del evento.

El trágico destino del creador de la Villa Olímpica de Berlín

La razón oficial detrás de la degradación de Wolfgang fue que no tomó medidas para prevenir los daños causados por los 370,000 visitantes que transitaban por el lugar entre el 1 de mayo y el 15 de junio. Sin embargo, la razón no oficial era mucho más sombría: Wolfgang Fürstner tenía ascendencia judía, lo que motivó su degradación.

Una vez concluidos los Juegos Olímpicos, Fürstner fue retirado del servicio activo en la Wehrmacht. Incapaz de aceptar el hecho de que no tenía futuro bajo el régimen nazi, decidió quitarse la vida.

Este trágico final pone de relieve las tensiones y la discriminación que prevalecían en la Alemania de esa época, donde incluso aquellos que habían contribuido al glorioso éxito de los Juegos Olímpicos enfrentaban una triste y desoladora realidad personal.

Tras la conclusión de los Juegos Olímpicos de Berlín, la Villa Olímpica fue reutilizada para satisfacer las necesidades de la Wehrmacht, las fuerzas armadas unificadas de la Alemania nazi. Inicialmente, se utilizó como hospital olímpico de Döberitz y como escuela de infantería del ejército, adaptando así las instalaciones para nuevos propósitos militares tras el evento deportivo de renombre mundial.

La Villa Olímpica de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Estadio Olímpico se convirtió en un búnker subterráneo, una adaptación a los tiempos turbulentos. Después del conflicto, en 1946, las fuerzas británicas abrieron el estadio y se llevaron a cabo labores de reconstrucción, marcando así un nuevo capítulo en su historia.

Restauración para la Copa Mundial de la FIFA

En la década de 1950, se emprendieron esfuerzos para restaurar y revitalizar algunas partes del estadio, reflejando un renacimiento después de los estragos de la guerra. Pero la historia del estadio no terminó ahí. En 1974, el Estadio Olímpico fue nuevamente protagonista al servir como sede de la Copa Mundial de la FIFA. Para este evento, se realizaron importantes mejoras, incluyendo la instalación de techos en las gradas norte y sur, marcando otro hito en la evolución de este emblemático recinto deportivo.

Dentro de la villa olímpica también se encuentra la Avus Motor Road (AVUS), cuya construcción comenzó en 1907 pero no se completó hasta 1921 debido a la interrupción causada por la Primera Guerra Mundial. Durante los Juegos Olímpicos de 1936, esta icónica pista fue sometida a una renovación significativa para adaptarse a las exigencias del evento.

Después del devastador conflicto de la Segunda Guerra Mundial, la AVUS encontró un nuevo propósito como sede principal de las carreras de Fórmula 2. A lo largo de los años, esta histórica pista ha sido testigo de emocionantes competiciones y ha dejado una marca indeleble en la historia del automovilismo.

Preservación de la Villa Olímpica

A finales del siglo XX, se emprendieron grandes esfuerzos para restaurar algunas partes de la Villa Olímpica y devolverle su antigua gloria. Estos esfuerzos reflejan el deseo de preservar este importante sitio histórico y cultural, que representa tanto los logros deportivos como los desafíos políticos y sociales de su tiempo.

Entre los logros destacados se encuentra la completa restauración del dormitorio donde el medallista de oro olímpico Jesse Owens pasó sus días durante los Juegos de 1936. Además, se han realizado trabajos de restauración parcial en el gimnasio y la piscina. Sin embargo, la historia detrás de la victoria de Owens no fue bien recibida por el régimen nazi.

Hitler, quien abogaba por la supremacía de la raza aria, se mostró profundamente perturbado por los triunfos del atleta estadounidense de raza negra. Incluso se informa que la Gestapo confiscó cartas enviadas por los admiradores de Owens, instándolo a no reclamar las medallas de oro que había ganado.

En su libro “Hitler, Filosofía nazi y deportes”, Albert Speer relata cómo Hitler expresó su descontento ante el éxito de Owens, argumentando que las personas de ascendencia africana eran consideradas primitivas y, por lo tanto, no deberían participar en futuros eventos deportivos.

A pesar de los esfuerzos realizados, los avances en la restauración de la Villa Olímpica han sido limitados. En la actualidad, la mayor parte del terreno perteneciente al pueblo está bajo la gestión de la Fundación DKB, que tiene como objetivo convertir el sitio en un museo vivo.

Incluso se organizan recorridos turísticos de vez en cuando para grupos pequeños y estudiantes. A pesar de haber sido el escenario de un gran evento, la Villa Olímpica sigue siendo un lugar relativamente desconocido en Alemania. Es por eso que, ocasionalmente, se organizan torneos en este sitio como parte de un esfuerzo por dar a conocer estas instalaciones históricas.

Sin embargo, una gran parte de esta villa olímpica aún permanece en un estado ciertamente deplorable. Abandonada y relegada al olvido, continúa hundiéndose aún más entre las grietas del tiempo, como un testigo silencioso de épocas pasadas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!