La Inspiradora Abadía de Holyrood en Escocia: Ruinas Medievales que Encantaron a Artistas, incluyendo a Felix Mendelssohn

En el corazón de Edimburgo, Escocia, se alza la majestuosa Abadía de Holyrood, un antiguo enclave agustino ahora reducido a ruinas. Su historia se remonta a 1128, cuando el rey David I de Escocia decidió erigirla como morada para los canónigos regulares agustinos. Pero más que una simple obra humana, la construcción de la abadía está envuelta en la mística de una leyenda medieval.

El origen de la Abadía de Holyrood

Kim Traynor - Own work Ruins of Holyrood Abbey, Edinburgh CC BY-SA 3.0
Kim Traynor – Own work Ruins of Holyrood Abbey, Edinburgh CC BY-SA 3.0

Cuenta la historia que durante la Fiesta de la Cruz en 1127, mientras el rey David cazaba en los bosques al este de Edimburgo, un ciervo salvaje lo embistió. Este inusual incidente fue interpretado como un mensaje divino, y en respuesta, el monarca decidió fundar la abadía en el lugar donde ocurrió el encuentro con el ciervo.

Una señal divina apareció ante el rey David I

Después de ser arrojado al suelo desde su asustado caballo, el rey David I se encontró cara a cara con el ciervo salvaje, que parecía dispuesto a acabar con su vida. En un momento de desesperación, trató de agarrar las astas del animal en defensa propia, pero de repente, una cruz brillante apareció en el cielo. Sorprendentemente, el ciervo se dio la vuelta y huyó del lugar, dejando al rey ileso. Conmovido por este milagro, el rey David interpretó el evento como una intervención divina y un acto de gracia.

Convencido de que había sido testigo de un prodigio espiritual, el rey David decidió expresar su gratitud erigiendo una abadía en el lugar exacto donde tuvo lugar el milagro, junto con una cruz en honor a la Santa Cruz que lo había salvado. Así, comenzó la construcción de la Abadía de Holyrood al año siguiente.

¿Qué significa “Holyrood”?

El nombre “Holyrood”, que se otorgó tanto a la abadía como al palacio contiguo, significa “Santa Cruz” (rood es una palabra antigua para cruz o crucifijo). La abadía albergaba un fragmento de la Vera Cruz, un preciado relicario de oro traído por Santa Margarita, madre del rey David, desde la Abadía de Waltham.

Este fragmento sagrado, también conocido como la Cruz Negra de Escocia, fue custodiado en la Abadía de Holyrood hasta el siglo XIV. Trágicamente, durante la batalla de la Cruz de Neville en 1346, la reliquia cayó en manos de los ingleses y fue trasladada a la Catedral de Durham, donde finalmente desapareció durante la Reforma.

La exquisita arquitectura románica de la Abadía de Holyrood

La Abadía de Holyrood fue erigida a finales del siglo XII siguiendo un diseño de lujo, destacando por su imponente nave de ocho tramos. Este vasto edificio también incluía un coro de seis naves y tres cruceros coronados por una torre central, así como dos enormes torres gemelas en su fachada oeste.

A pesar de las transformaciones a lo largo del tiempo, ciertas partes detalladas de la iglesia, como la entrada y el muro norte, aún muestran su estilo arquitectónico original, influenciado por el románico.

Reformas y arquitectura gótica

Sin embargo, gran parte del edificio sufrió significativas reformas durante el siglo XIII, lo que lo convirtió en un magnífico ejemplo de arquitectura gótica. Los arcos góticos dominantes que adornan la abadía reflejan este período de cambio y renovación, ofreciendo un testimonio impresionante de la maestría artística y la ingeniería de la época.

Eventos históricos en la Abadía de Holyrood

La Abadía de Holyrood ha sido testigo de innumerables eventos históricos y ha soportado los embates del turbulento pasado de la región.

Su cercanía al Castillo de Edimburgo la convirtió en un lugar frecuentado por los monarcas escoceses, quienes acudían a la abadía para orar y celebrar importantes acontecimientos.

Jacobo II, III y IV contrajeron matrimonio en la Abadía de Holyrood, y tanto Jacobo II como Carlos I recibieron allí la corona real. Además, el Parlamento de Escocia se reunió en varias ocasiones en este emblemático lugar a lo largo de los siglos.

Sin embargo, el tumultuoso siglo XVI marcó el declive del uso regular de la abadía debido a los conflictos políticos y las guerras. Durante la Guerra del Cortejo Rudo, los ejércitos ingleses del conde de Hertford infligieron severos daños estructurales a la abadía, saqueando sus tesoros y robando el plomo del techo junto con las campanas.

La Reforma escocesa también dejó su huella, causando más daños y poniendo fin a los servicios monásticos. En 1570, el extremo oriental de la abadía fue demolido, y desde entonces, Holyrood ha servido como iglesia parroquial.

A pesar de los esfuerzos por restaurarla, la abadía continuó sufriendo contratiempos. En 1688, fue saqueada nuevamente y los altares fueron destruidos. En un intento por devolverle su esplendor, se instaló un nuevo techo en 1758. Sin embargo, la mala construcción provocó su derrumbe apenas diez años después, dejando a la Abadía de Holyrood con la forma fantasmal que la caracteriza en la actualidad.

Inspiración artística

Los restos de la Abadía de Holyrood han inspirado a numerosos artistas, poetas y escritores a lo largo del tiempo.

Uno de ellos fue el compositor Felix Mendelssohn, quien quedó profundamente conmovido por la melancólica impresión de las ruinas durante su primera visita a Gran Bretaña el 30 de julio de 1829.

La majestuosidad de la abadía en ruinas dejó una huella indeleble en su corazón, sirviendo como fuente de inspiración para una de sus obras más famosas: la Sinfonía n.° 3 en la menor, Op. 56, también conocida como la sinfonía escocesa.

Mendelssohn capturó la esencia de la abadía y la atmósfera única que la envolvía en su composición, trayendo a la vida la nostalgia y la grandeza de este lugar histórico a través de la música.

Residencia oficial del monarca británico en Escocia

A finales del siglo XVII, surgió junto a la Abadía de Holyrood la residencia oficial del monarca británico en Escocia: el Palacio de Holyrood. Hoy en día, estos dos monumentos históricos, la abadía sin techo y el palacio real, ejercen una fascinación irresistible sobre numerosos turistas y se han convertido en emblemáticos símbolos de la ciudad de Edimburgo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!